91 664 08 72
2007

2007 fue el año en que se aprobó la última regulación de las calderas para el hogar, tanto de leña y carbón en Madrid Sur como pellets u otros combustibles sólidos. El Real Decreto 1027/2007 de 20 de julio por el que se aprueba el reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios establece los requisitos y características que deben tener este tipo de instalaciones, tanto para el tipo de combustión como para las medidas de seguridad.

Desde El Almacén de Gil queremos recordarte que estas instalaciones de calefacción y agua caliente con biomasa deben estar dotadas de un dispositivo antirretorno de fuego que garantice la depresión en el quemador.

Entre otros mecanismos deben contar con:
-          Termostato de rearme manual.
-          Intercambiador de descarga térmica o recipiente de expansión abierto.
-          Válvula de seguridad tarada (actúa como un muelle) a 1 bar sobre la presión de trabajo.
-          Sala de máquinas para potencias superiores a 70 kw. 

Además de esta norma, las calderas de biomasa están reguladas por legislación comunitaria, la Norma UNE-EN-303-5 que establece los límites de emisiones para estas instalaciones.

En nuestro establecimiento estamos especializados en la venta de combustibles para calderas de biomasa (pellets y huesos de aceituna) así como leña y carbón en Madrid Sur. Las previsiones para este tipo de instalaciones son muy optimistas, el Plan de Energías Renovables 2011-2020 asegura que las previsiones de crecimiento de producción energética procedente de biomasa están próximas al 290%, y asegura que la estimación de creación de puestos de trabajo relacionada con la producción de esta energía llegará a los 45.000 puestos de trabajo.  

Actualmente, la mayor parte de los 3.655 ktep (toneladas equivalentes a petróleo) de consumo térmico de biomasa en España proviene del sector forestal, y se emplea principalmente en el ámbito doméstico, en chimeneas de leña y en calderas de biomasa. En los últimos años, señala el Plan de Energías Renovables, “se está iniciando el desarrollo de los cultivos energéticos y de la mecanización específica para la recogida, extracción y tratamientos de biomasa”. Añade el documento que “además de avanzar en una mayor aportación cuantitativa de la biomasa, se producirá un cambio cualitativo a tecnologías actualizadas y eficientes”. Esta modernización ha venido también de la mano de la actualización legislativa que se produjo en el año 2007 y de la armonización de nuestro reglamento jurídico a la normativa europea.